Para facilitar la lactancia es importante encontrar una posición que sea cómoda para ti y para tu bebé. Colocar un bebé que se está moviendo y gritando es un reto para cualquier madre.

Las siguientes ideas pueden servirte de ayuda:

  • Busca una postura cómoda y apoya tu brazo y la espalda con una almohada.
  • Existen cojines especiales para la lactancia.
  • Agarra al bebé de tal forma que tu barriga toque con la suya.
  • Cuando los labios del niño entren en contacto con el pezón, abrirá la boca; en ese momento acércalo rápidamente al pecho.
  • El pecho debe estar en el centro de la boca y entrar casi al completo en la misma.
  • Presionando levemente con los dedos en la comisura, el bebé abrirá la boca y lo podrás alejar del pecho. El bebé debería eructar varias veces durante la toma para expulsar el aire tragado.

A menudo puede ser aconsejable dar de mamar al niño antes de cambiar el pañal porque muchos niños evacuan mientras son amamantados. Además el niño después de comer está más tranquilo y contento y así el cambio de pañal resulta más fácil. Dado que los pezones al principio de la lactancia todavía no están acostumbrados a su nueva función, es importante dar de mamar en diferentes posiciones. Así evitas dañar los pezones. Un buen cuidado de la piel, también te ayudará a proteger los pezones.

Protector de pezón Los protectores de pezones sólo los deberías utilizar en caso de emergencias y durante poco tiempo.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

Leave a comment